El bitcoin, la moneda de internet

Tras su aparición en 2009 Bitcoin no ha dejado de evolucionar, adaptándose a la realidad de un modo que para muchos resulta visionario, y que, igualmente, a otros tantos resulta catastrófico, motivo por el cual abrir el debate de si los distintos gobiernos deberían prohibir o no este tipo de moneda se ha tornado inevitable. Tailandia, por ejemplo, prohibió recientemente las transferencias de Bitcoin dentro su territorio, y se prevé que multitud de naciones se unan a dicha iniciativa en un corto periodo de tiempo; esto no quiere decir, ni por asomo, que la moneda de Internet esté haciendo aguas, de hecho su valor sigue aumentando..

En primer lugar debemos tener claro qué son los Bitcoin, dado que su naturaleza, así como su funcionamiento, se alejan mucho de la concepción de la divisa convencional. Allá por 2009, Satoshi Nakamoto, seudónimo de su creador -o grupo de creadores-, lanzaba a la P2P -también conocida como red entre iguales, basada en una serie de computadoras conectadas entre sí para realizar un intercambio de datos directo, sin mediadores de ningún tipo- un innovador protocolo de red consensuada que permitía un nuevo sistema de pago y una moneda completamente digital.

La mayor peculiaridad que presenta este tipo de moneda, y que trae de calle a las autoridades de las principales naciones del Primer Mundo, es que al hallarse fuera del control de cualquier gobierno, institución o entidad financiera, tratándose de un tipo de divisa completamente descentralizado, las transacciones que tienen lugar en la red se disponen fuera de la ley, motivo por el cual el crimen organizado ha hallado en el proceso Bitcoin un paraíso en el que desarrollarse casi con impunidad; en la Dark web se utilizan Bitcoins para efectuar transacciones de todo tipo, ofreciéndose al usuario un gran catálogo de ofertas relacionadas con actividades ilegales como la compraventa de drogas, armas y, en los casos más sórdidos, personas y pornografía infantil.

El protocolo Bitcoin y su software fueron publicados abiertamente en 2009, por lo que cualquier programador puede crear su propia versión modificada y ofrecérsela a la comunidad digital. Desde la perspectiva del usuario no es más que un soporte que provee de un monedero Bitcoin personal, permitiendo al usuario enviar y recibir bitcoins. Por este motivo se establece que el control de la plataforma la llevan a cabo los propios usuarios al hacer uso de ella, dado que la influencia de Satoshi se ha limitado a la adopción de su sistema por parte del resto de programadores. La propia red comparte una contabilidad pública llamada block chain, que contiene cada transacción procesada internacionalmente, lo que permite verificar la validez de cada movimiento realizado por los usuarios.

Gran cantidad de expertos, tras analizar el incremento de valor que ha experimentado dicha moneda en los últimos años, han alertado de que podría tratarse de una gran burbuja que, tarde o temprano, acabará explotando. El hecho de que este sistema de pago escape al control de cualquier entidad financiera, evitando de este modo que un tercero manipule su valor -o provoque inflación- no quiere decir que sea un valor seguro a largo plazo, de hecho se trata de la moneda más inestable del mercado de divisas, dado que su valor varía en torno a la oferta y la demanda que suscita en la red, hallándose supeditada al uso que los usuarios den a la moneda.

Pese a todo el debate sigue abierto, y enfrenta a quienes defienden el proceso Bitcoin como el futuro de la nueva economía con aquellos que aseguran que estamos ante un gran fraude que en algún momento caerá por su propio peso; solo el tiempo esclarecerá cuál de las dos partes se halla en posesión de la verdad. Mientras tanto, cada vez más instituciones y comercios aceptan recibir pagos con bitcoins, un claro ejemplo de ello es el gigante Microsoft. En la actualidad existen multitud de cajeros repartidos por todo el mundo en los que el usuario puede retirar bitcoins cuando así lo requiera.

Quién sabe, quizá de aquí a unos años todos usemos la moneda de Internet en el día a día.

La evolución del currículum vitae

Un artículo publicado recientemente por Wall Street Journal advierte a sus lectores de cierta peculiaridad que se ha ido manifestando en el ámbito empresarial en los últimos años, sobre todo en aquellas entidades que se sitúan más próximas a la tecnológica; el currículum vitae, nuestra carta de presentación a la hora de buscar empleo, ya forma parte del pasado, habiendo ocupado su lugar los distintos soportes digitales.

La incursión de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana, entre otras cosas, ha sido determinante a la hora de establecer dicha dinámica. Internet nos ofrece un espacio ilimitado en el que poder volcar nuestro perfil de un modo preciso, ordenado y en continua metamorfosis, motivo por el cual hoy en día basta con teclear nuestro nombre en Google para disponer de un currículum vitae mucho más extenso y determinante del que podríamos presentar en una sola carilla de A4.

Cada vez son más las compañías que solicitan enlaces virtuales representativos a sus candidatos, tales como el perfil de LinkedIn, blog personal y diversas redes sociales. Por medio de estos enlaces se realiza una aproximación mucho más íntima a las facultades, personalidad, hábitos y virtudes, así como a los defectos, de los distintos candidatos a un puesto de trabajo. Ciertas actitudes del individuo pueden convertirse en un problema para la compañía, motivo por el cual se lleva a cabo un análisis exhaustivo de la identidad virtual de los posibles trabajadores, para determinar hasta qué punto encajan en el perfil que busca la compañía.

Algunos de los aspectos más determinantes a la hora de contratar a alguien, y llevar a cabo una reducción de incertidumbre efectiva, tienen que vez con la personalidad, las capacidades sociales, adaptabilidad y encaje cultural del trabajador. En este sentido, las redes sociales se han convertido en todo un escaparate, y resultan mucho más efectivas que una mera carta de presentación; conscientes de ello, gran cantidad de profesionales se han dispuesto a modernizar, definir y actualizar su perfil virtual, con el fin de que sea efectivo a la hora de acceder al mundo laboral, prestando especial atención a Google, motor de búsqueda que es capaz de encontrarnos en cuestión de segundos.

Nuestra identidad virtual, así como los distintos espacios que ocupamos en la Red, ofrecen una visión periférica de nuestras aptitudes, hábitos y referencias, es por ello que una mera enumeración de títulos se torna insuficiente a la hora de tomar la decisión más acertada para la compañía. Todos nuestros datos personales, así como nuestra rutina, ideología, gustos, facultades y trayectoria se encuentran contenidos en la Red, a disposición de toda entidad que se pueda plantear nuestra contratación, es por ello que saber moderar dicho espacio se nutre de vital importancia.

Ese escaparate virtual en el que hemos ido volcando nuestra identidad se ha convertido en el verdadero intermediario entre empresa y trabajador, motivo por el cual se torna imprescindible saber administrarlo, estableciendo un perfil acorde a nuestras facultades que no vaya a perjudicarnos en un futuro. Google podría decidir si eres o no apto para un puesto de trabajo, así que te animamos a que prestes especial atención a tu presencia en Internet, sepas moderarla y te preocupes por mantenerla al día.

La Deep Web y la Dark Web: mitos, verdades y diferencias

Mucha gente no sabe que el Internet convencional, formado por todo contenido indexado a los motores de búsqueda -Google, Yahoo, Internet Explorer, etcétera-, se corresponde únicamente al diez por ciento de la Red: el noventa por ciento restante, la tripa del universo virtual, se conoce como Deep Web, y se corresponde a los contenidos no indexados a los motores de búsqueda convencionales; una pequeña porción de la Deep Web se ofrece al usuario por medio de la Dark Web, creada para ofrecer una experiencia anónima al internauta por medio de navegadores como TOR -The Onion Router-, ajenos a cualquier tipo de control gubernamental.

Son muchos los bulos que circulan por Internet acerca de la Dark Web, relacionados con el siniestro mundo que se desarrolla bajo ese supuesto manto invisible que ofrece a sus usuarios. Uno de los bulos más extendidos es que la Deep Web, o Internet oculta, fue creada expresamente para albergar al mundo del crimen, como una especie de limbo en el que los delincuentes podrían desarrollarse impunemente. Si que es cierto que en los mercados anónimos que abundan en el lado oscuro de Internet se puede comprar casi de todo, desde órganos a pornografía infantil, armas, drogas e incluso contratar los servicios de sicarios y hackers, pero el objetivo primordial de la Deep Web nada tiene que ver con el mundo del crimen.

La Deep Web se creó con el fin de que ciertas comunicaciones gubernamentales, y actividades empresariales, dispusiesen de un lugar seguro en Internet, pero con el tiempo se ha convertido en el hábitat natural de los conocidos como piratas informáticos, y tras la aparición de TOR, el navegador más seguro para escarbar en la tripa de Internet, cualquiera puede acceder a la Deep Web. Es preciso remarcar que otros navegadores son menos seguros, motivo por el cual se recomienda encarecidamente el uso de TOR; para cualquier hacker será mucho más fácil rastrear la identidad de un usuario en cualquier otro navegador, dado que The Onion Router se ha posicionado como la opción más fiable a la hora de mantenerse en el anonimato.

No todo lo que podemos encontrar en la cara oculta de Internet tiene que ver con drogas, armas, pedofilia y otros delitos; Torch, The Hidden Wiki, Code:Green, por poner algunos ejemplos, son portales de interés general solo accesibles por medio de la Deep Web. Existen gran cantidad de blogs, chats y páginas web que ofrecen al usuario contenidos muy interesantes. Un gran número de internautas prefieren mantenerse en el anonimato, y es por ello que desenvuelven sus actividades a través de buscadores como TOR. Es un hecho que empresas y gobiernos nos espían por medio de Internet; la Dark Web simplemente se lo pone difícil -que no imposible- a la hora de situarnos en el mapa. En el lado oculto de Internet existe un mercado llamado Silk Road en el que se puede comprar casi de todo, pero no deja de ser un pequeño apartado más de la Dark Web, que no define, en absoluto, la totalidad de su naturaleza.

Uno de los comentarios más recurrentes sobre la Dark Web es que no es segura, y razón no le falta. Los hackers informáticos han encontrado su Nirvana en el lado oculto de la Red, motivo por el cual todo usuario que acceda a él sin disponer de los conocimientos adecuados corre peligro; muchos de estos piratas informáticos no dudarán en acceder al mundo virtual de cualquier usuario curioso con el que se topen. Es recomendable que si no se dispone de ciertas habilidades informáticas se intente pasar lo más desapercibido posible en la Dark Web, evitando, del mismo modo, hablar con otros usuarios. También se recomienda no descargar ningún tipo de contenido: del mismo modo que puedes ser trolleado en la Red convencional, lo puedes ser en la Dark Web, solo que en dicha dimensión las consecuencias pueden ser fatales; robo de datos, acoso, chantaje, o usurpación de la identidad virtual, son solo algunas de las posibles consecuencias.

Sin lugar a dudas la Dark Web no es un lugar bonito o agradable, aun así no todo lo que se dice sobre ella es cierto. Tampoco ofrece un diseño atractivo, ni resalta por su rapidez a la hora de realizar búsquedas. Lo único verdaderamente interesante que ofrece a los usuarios es la posibilidad de cierto anonimato, y aun así, si se ingresa en ella con intención de tontear con el mundo del crimen, el Departamento de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil estará encantado de escarbar en todas esas capas de información que ocultan la identidad del usuario..

Cómo detectar bulos en las redes sociales

Internet no solo ha revolucionado el mundo de las telecomunicaciones, también ha supuesto una nueva dimensión para el profesional de la información, motivo por el cual el periodismo se ha visto obligado a adaptarse o morir. Hoy en día, ya sea por medio de las redes sociales, o las webs oficiales de los distintos medios, la Red se ha convertido en un hervidero de información; aun así, no toda esa información es verídica, mucha se halla destinada, precisamente, a confundir y desinformar al ciudadano.

Repasemos algunos de los bulos más épicos que han tenido lugar en la dimensión virtual: mucho de ellos -cómo no- han estado relacionados con ciertas celébrities, como por ejemplo el pene falso de Lady Gaga, la E.S.O de Sergio Ramos, el origen reptiliano de Donald Trump, Mariano Rajoy, Beyoncé, Rihanna, etcétera, o la supuesta muerte de Melody; por otra parte, en el terreno político, hemos podido leer casi de todo, desde que Ahora Podemos pretenden prohibir la Navidad a que el Partido Popular tiene su origen en la masonería. Saber detectar estos bulos requiere del entrenamiento de un sexto sentido llamado “sentido común”, del que todos deberíamos hacer gala en Internet.

Los plátanos con sida, los mil y un insectos asesinos que han entrado en España, los remedios contra el cáncer relacionadas con dietas a base de limón -y otras frutas-, o todas esas veces que se ha acabado el mundo; los bulos en Internet se presentan de formas muy distintas, y algunos es sencillo discernir que son falsos, pero en otras ocasiones saber detectarlos requiere de cierto esfuerzo por parte del usuario: este habrá de dejar a un lado los prejuicios, dado que tendemos a creernos las noticias que se adaptan a nuestra ideología, sean o no falsas; asegurarse de que la noticia proviene de un medio fiable, y de que el propio medio ha extraído la información de una fuente fidedigna; en último caso, preguntar a Google casi siempre es efectivo.

Que un supuesto medio asegure que Cristiano Ronaldo se ha unido a las filas del ISIS, o que Leo Messi es autista, no supone un mal mayor a la sociedad, más allá del perjuicio que pueda causar a los futbolistas; el problema se manifiesta en su extensión más grotesca cuando pretende fomentar la homofobia, el racismo o -en términos más actuales- la islamofobia. En los últimos meses han circulado por la Red gran cantidad de bulos relacionados con supuestos refugiados que han perpetrado crímenes en territorio europeo: el sirio ebrio que daba una paliza a una enfermera, y que ha resultado ser un borracho en un hospital de Rusia; las presuntas violaciones perpetradas en Alemania por grupos de refugiados adolescentes, totalmente falsas; la supuesta paliza a una española por no llevar burka en Sevilla, cuyas imágenes habían sido extraídas de una serie de revueltas en la Franja de Gaza.

Las noticias anteriormente citadas han circulado como un virus por Internet, y han sido compartidas en multitud de ocasiones por miles de usuarios; estas noticias, además de atentar de un modo directo contra los derechos de cierto colectivo, en detrimento de la cohesión social y la seguridad ciudadana, generan una opinión pública que, en última instancia, se torna agresiva. Estas noticias suelen ser publicadas por grupos de neonazis que buscan generar odio, o cierta inestabilidad social. Muchos ciudadanos se toman como real cualquier tipo de contenido que le entre por los ojos en la Red, y ello supone enfados innecesarios, desinformación, confusión y, en muchos casos, una posible agresión.

Facebook, Twitter, y otras redes sociales, han tomado cartas en el asunto tras la desinformación generada en torno a las recientes elecciones norteamericanas, en las que Donald Trump se batió en duelo con Hilary Clinton. El volumen de noticias falsas que circularon por la Red dirigidas a atentar contra la credibilidad de la candidata demócrata, junto con una serie de motivos ajenos a este fenómeno, inclinó la balanza hacia el polémico empresario. En base a esto, los responsables de ciertas redes sociales han anunciado que añadirán una pequeña señal de advertencia a todo aquel contenido cuya veracidad pueda verse en entredicho.

Con esta peculiar medida se busca acabar con la desinformación surgida en los últimos años, lo que ha generado una gran confusión entre los ciudadanos, hasta tal punto de que se han llegado a dar casos de agresiones y enfrentamientos; aun así, está en nuestra mano el tomar las medidas adecuadas para saber distinguir si una noticia es real o estamos ante uno de estos bulos.

 

¿Cómo nos espían las marcas en Internet?

A todos nos ha ocurrido en más de una ocasión que, tras entrar en alguna de nuestras redes sociales, nos hemos topado con diversos anuncios relacionados con compras realizadas con anterioridad en Internet. La publicidad dirigida forma parte de nuestras vidas, queramos o no. Gran cantidad de empresas utilizan nuestros datos de búsqueda, y registros de compra, para hacernos llegar multitud de ofertas que tienen que ver, de un modo directo, con nuestros gustos y preferencias de consumidor. ¿Hasta qué punto nos espían en la Red estas empresas? y lo que es todavía más interesante, ¿cómo logran hacerlo?

Anteriormente nos hacíamos eco de las consecuencias que puede traer consigo el aceptar los términos de uso de una aplicación sin leerse la letra pequeña. En cierto modo, la publicidad dirigida se hallaría en una situación muy precaria si los internautas no aceptásemos dichas cláusulas, dado que la cesión de datos de búsqueda con fines comerciales suele contenerse en estos contratos virtuales. Saber qué estamos firmando, como ya hemos puntualizado en anteriores artículos, se nutre de vital importancia si lo que queremos es evitar que las grandes empresas nos espíen.

Existen una serie de motivos por los cuales un usuario recibe publicidad en base a sus gustos y preferencias, y no todos tienen que ver con estas cláusulas. Cuando compras en Amazon, por ejemplo, la propia empresa te hace llegar nuevas ofertas que se adaptan a tus intereses; del mismo modo, si te preparas para hacer un viaje, en el momento que compras los billetes, o contratas el alojamiento, comienzan a aparecer anuncios relacionados con el lugar -o lugares- que te dispones a visitar en redes sociales. Son muchos los usuarios que agradecen esta función, pero no todo el mundo se siente cómodo ante dicha dinámica adoptada por las grandes compañías.

En la mayor parte de los casos, la publicidad dirigida tiene que ver con las cookies que aceptamos al entrar en distintas páginas web. La información recogida, que suele contener todos nuestros datos de búsqueda, ayuda a las empresas a dirigir la publicidad hacia aquellos usuarios que hayan mostrado un interés activo en sus productos. Los datos de clickstream, por ejemplo, ofrecen a estas entidades información sobre las páginas web que visitamos, lo que supone un conocimiento en profundidad de nuestros gustos como usuario.

Los sitios web suelen almacenar un registro riguroso de las compras que efectuamos por medio de Internet, sobre todo aquellas webs dedicadas a tiendas online, puesto que son las primeras interesadas en conocer estos datos. Redes sociales tales como Facebook, o la plataforma YouTube, disponen de toda la información que incluimos en nuestro perfil, así como nuestros gustos a la hora de buscar ciertos contenidos, páginas que hemos seguido, canales a los que nos hemos suscrito, etcétera. En muchas ocasiones adjuntamos a nuestra información de perfil la situación geográfica que ocupamos, hecho que se lo pone todavía más fácil a las compañías de publicidad a la hora de dirigir ofertas totalmente personalizadas.

Limpiar el historial de búsqueda, o utilizar la navegación privada, puede ayudarnos a evitar este tipo de publicidad, así como borrar las cookies y no aceptarlas de terceros. Existen un gran número de aplicaciones destinadas a evitar el seguimiento al que nos expone la Red, tales como Disconnect, Ghostery o Do Not Track Me. Desactivar la ubicación geográfica, o no firmar contratos de conformidad a la ligera, también nos ayudará a evitar que nos espíen.

 

Cómo gana dinero WhatsApp con nuestros datos

Recientemente, WhatsApp -aplicación de mensajería instantánea por excelencia- realizaba una serie de cambios de lo más llamativos en sus términos y condiciones de uso, algo que la empresa no había hecho en los últimos cuatro años, ofreciendo a los expertos algunas de las claves para entender el modo en que la aplicación se dispone a obtener ingresos. Como era de esperar, la inmensa mayoría de los usuarios de WhatsApp no se han detenido a leer las dieciocho páginas en las que se contienen todas estas modificaciones, motivo por el cual, una vez más, habrían pasado directamente al apartado de “He leído y acepto”. En el siguiente artículo os ofrecemos un análisis breve de tan extensa lista de cambios, definiendo el modo en que estos podrían afectar a nuestra vida privada.

La medida más llamativa tiene que ver con la red social Facebook, otro de los gigantes de las telecomunicaciones. WhatsApp intercambiará con esta aplicación gran parte de los datos obtenidos -nuestros datos-, respetando algunos apartados, como los mensajes privados, nombre, foto de perfil y estado. Además de enviar dicha información a Facebook, otras aplicaciones propiedad de la firma, como por ejemplo Instagram, Atlas, Onavo, y Oculus, entre otras muchas, recibirán igualmente estos datos.

Esta medida ha llamado la atención de las autoridades, así como de los medios de comunicación, que se han apresurado a poner en tela de juicio las nuevas condiciones impuestas por la empresa. La Agencia Española de Protección de Datos se ha apresurado a anunciar que estudiará todos los cambios realizados por la entidad en sus términos y condiciones de uso, asegurando que los derechos de los usuarios de cualquiera de las aplicaciones anteriormente citadas no se vean vulnerados de ningún modo.

Según los nuevos términos de uso de WhatsApp, cierta información del usuario podría compartirse entre las distintas empresas propiedad de Facebook, con el fin de “ayudar a operar, proveer, mejorar, entender, personalizar y comercializar nuestros servicios y sus ofertas”. En párrafos anteriores se menciona el término “comercializar”, que en relación a lo anterior, y teniendo en cuenta la clase de datos que maneja la empresa, como por ejemplo los hábitos de consumo del usuario, soportes que utiliza, número de teléfono, y agenda de contactos, significa que esta información se utilizará para mejorar la publicidad dirigida que llega al usuario en las distintas aplicaciones propiedad de Facebook.

Uno de los apartados más vistosos tiene que ver con publicidad y mercadotecnia. Aunque por el momento no habrá publicidad de terceros en WhatsApp, se prevé que en un futuro próximo se instaure mensajería comercial en la aplicación, lo que supondría una potente fuente de ingresos a la empresa. Esto quiere decir que ciertas entidades dispondrán de un canal de contacto directo con los usuarios por medio de WhatsApp, mediante el cual podrán mantener un diálogo ininterrumpido, relacionado con los servicios contratados por el usuario.

Para finalizar, es importante señalar que cualquier conflicto que pueda surgir entre el usuario y la empresa tendrá que solucionarse en un juzgado de California, y cito textualmente: “Aceptas que resolverás cualquier reclamo que tengas con nosotros exclusivamente en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de California o un tribunal estatal ubicado en el condado de San Mateo en California”. Esto supone una serie de ambigüedades jurídicas que, en última instancia, desfavorecen a todo usuario no residente en Estados Unidos.

Otros apartados también polémicos, como por ejemplo la posibilidad de ceder datos de carácter personal a autoridades gubernamentales, o que la empresa se cubra las espaldas ante la caída de sus servicios por un tiempo ilimitado, se mantienen inamovibles en los nuevos términos y condiciones de la aplicación, motivo por el cual muchos usuarios no han dudado en mudarse a otras firmas de mensajería instantánea, como por ejemplo Telegram.

Solo el tiempo dirá hacia dónde dirige sus acciones WhatsApp, y cuáles serán las nuevas modificaciones que convertirán a la aplicación en una potente mina de oro; a costa, en algunos casos, de nuestros datos personales.

 

Los peligros del sexting

Los usuarios siguen creyendo que Internet es un lugar seguro en el que poder almacenar sus secretos, fotos personales y contenidos íntimos de toda clase; este es, quizá, uno de los mayores peligros que supone tan fantástica herramienta, pues la confianza que en ocasiones depositamos en ella puede acarrearnos serios problemas. En la mayor parte de los casos concebimos la red como una especie de contenedor en el que almacenar nuestras vidas, fabricando un catálogo de recuerdos que se dispone vulnerable ante gran cantidad de indeseables; el fenómeno del sexting, que consiste en el envío de ciertos contenidos de carácter sexual producidos por el propio remitente por medio del teléfono móvil, es un buen ejemplo de ello, dado que en muchas ocasiones desemboca en porno de venganza, chantaje o cyberbullying.

Antes de la aparición de Facebook, correo electrónico, WhatsApp, Snapchat, y el resto de redes sociales que están de moda en la actualidad, existía algo llamado correo ordinario que cumplía más o menos la misma función. Hoy en día se sigue utilizando, de hecho forma parte activa de nuestra vida cotidiana, pero no del mismo modo. Si a alguien se le ha ocurrido en algún momento sacarse una fotografía íntima con una cámara analógica, y enviársela por correo ordinario a su amante, podría considerarse pionero del sexting; aun así, el conflicto surge en el momento en que las telecomunicaciones ofrecen al usuario una dimensión casi ilimitada en la que compartir contenidos. Ya sea con intención de causar un perjuicio a una expareja, como ocurre con el porno de venganza, o por un descuido de alguna de las dos partes, un gran porcentaje de los contenidos íntimos que circulan en conversaciones privadas acaban en dominio público.

Una investigación llevada a cabo en 2015 por Sex and tech estima que casi el 40% de los adolescentes han compartido imágenes de carácter sexual con otros usuarios en Internet, y el 59% de los jóvenes han reconocido, del mismo modo, haber jugado a tan peligroso juego. La inconsciencia de los más jóvenes se junta con la falsa creencia de que este es un lugar seguro, en el que la intimidad jamás podrá verse vulnerada, y ello trae consigo gran cantidad de conflictos que, en algunos casos, llegan a acarrear a sus víctimas serios problemas personales; el porno de venganza, por ejemplo, ha ido aumentando en los últimos años, en parte gracias al fenómeno del sexting. Son muchos los motivos que llevan a una persona a enviar cierto contenido sexual a otra, sin tener en cuenta las posibles consecuencias que esto podría acarrear a la larga; la persuasión, en algunos casos, toma un papel principal en el sexting, además de la confianza que depositamos en terceras personas, sin contar con que las emociones, ante ciertas situaciones, pueden dar lugar a peligrosos arrebatos. Todo contenido íntimo que sea compartido en la red corre el riesgo de acabar haciéndose público, ya sea por un descuido de alguna de las dos partes o porque una de ellas, dolida tras la ruptura, se decida a vengarse de su expareja.

El sexting, por definición, jamás es seguro. La privacidad de una persona que se expone de este modo en la red está sujeta a gran cantidad de variables, entre ellas el carácter del receptor de dichos contenidos íntimos; si es de fiar, o no, se verá con el tiempo, y en el segundo de los casos, para desgracia de la víctima, ya será tarde. Por otro lado, hay que tener en cuanta que los móviles de última generación suelen estar sincronizados con gran cantidad de aplicaciones, motivo por el cual ciertos contenidos son almacenados en la nube, y todo hacker que se precie sería capaz de acceder a ellos en un abrir y cerrar de ojos.

En algunos casos el disgusto no pasa del entorno inmediato, pero en muchas ocasiones, tras filtrarse ciertos contenidos en la red, el problema llega a tal dimensión que la víctima, para poder solucionarlo, habrá de ponerse en contacto con profesionales. Muchos usuarios han denunciado haber sido extorsionados, y en algunos casos la situación puede llegar a límites mucho más espantosos. En IDN.TT entendemos que se trata de un problema que puede dañar profundamente la vida privada de muchas personas, es por ello que nos dedicamos a la eliminación de todo contenido que tenga que ver con el sexting o el porno de venganza. Compartir una foto íntima con alguien en Internet es compartirla con TODO Internet, y eso es algo que el usuario debería tener muy en cuanta antes de exponerse de este modo.

 

Millennials, la generación digital

 

Se conoce como Millennials, Generación Y, o Generación del Milenio, al cohorte demográfico que sigue a la Generación X, utilizando como referencia la década de los ochenta para marcar un punto de partida -todavía sin consensuar- de esta nueva generación. Si estás leyendo esto es más que probable que pertenezcas a la Generación Y, hecho por el cual nos gustaría ofrecerte algunas de las principales características que nos definen, así como algunos de nuestros defectos más alarmantes.

Seguidos de cerca por los Centennials, también conocidos como la Generación Z -quienes hoy tienen alrededor de dieciocho años-, los Millennials -entre diecinueve y treinta y cinco años-, en conjunto con la generación venidera, suponemos a la sociedad el 35% de la renta mundial, motivo por el cual es importante entender las cualidades -y defectos- que tanto nos caracterizan.

Los Millennials, una generación digital y social

Si algo nos caracteriza, además de haber crecido con la tecnología, motivo por el cual disponemos de ciertas habilidades que escapan -en mayor o menor medida- a nuestros predecesores, es que somos una generación muy social. Si ya de por sí el ser humano es un ente social, gracias a las nuevas tecnologías -y a la incursión de Internet en la vida cotidiana de las personas- los Millennials nos hemos posicionado como una de las generaciones más regidas por los vínculos sociales de la historia, aunque ello tenga que ver directamente con la tecnología.

Los Millennials concebimos las redes sociales como una parte íntegra de nuestra vida diaria, y desarrollamos lazos afectivos por medio de una pantalla en multitud de ocasiones. El contacto permanente con familiares y amigos nos ha dotado de muy buenas facultades sociales, hecho que, paradójicamente, no se ha puesto de manifiesto en la Generación Z, más dada al individualismo y al aislamiento.

Cabe destacar que a la Generación Z se la considera una generación digital nativa, y aun así se muestra muy contraria al buen uso de las nuevas tecnologías; según estudios recientes el hecho de que esta generación dé un uso exhaustivo a la tecnología no implica necesariamente que disponga de los suficientes conocimientos como para ejercer un control responsable sobre ella. Estos jóvenes acotan su uso a aplicaciones muy concretas, todas ellas redes sociales, motivo por el cual muestran grandes ausencias en lo que se refiere a seguridad digital, empatía hacia el resto de usuarios, responsabilidad virtual, etcétera. Además desconocen el número de herramientas de las que disponen en Internet, y que pueden aportar multitud de facilidades a su vida profesional y estudiantil.

El inconformismo, la búsqueda de nuevos valores, así como un cierto individualismo existencial, podrían considerarse características afines a ambas generaciones, aunque los Millennials presentamos una predisposición a socializar -tanto fuera como dentro del universo que ofrece Internet- muy superior a la de los Centennials.

Nomofobia, appdictos y otros defectos que compartimos

Otro de los rasgos característicos de estas dos generaciones -tan distintas y con tanto en común- es la nomofobia. Se trata de una adicción que surge en las últimas décadas, y que tiene que ver con los dispositivos móviles, las redes sociales y otras muchas aportaciones de las nuevas tecnologías a la vida cotidiana, como por ejemplo las tablets, ordenadores personales, etcétera.

Cada vez más jóvenes se ven afectados por dicha adicción, entendiendo que su entrada a la Red es una parte fundamental de sus vidas, sin la que no están dispuestos a presentarse ante el resto del mundo. Entre los síntomas de este trastorno destacan la irritabilidad, la ansiedad y el aislamiento, y es vital puntualizar que no solo afecta a personas jóvenes, ya que muchas personas adultas se han visto afectadas por este trastorno en los últimos años, al desarrollarse tanto sus vidas laborales como personales en Internet.

El gran crecimiento experimentado por las empresas de apps en los últimos años tiene que ver directamente con la demanda que ambas generaciones han puesto de manifiesto; aun así, por el momento no han tomado demasiada conciencia de las posibilidades laborales que la seguridad digital, la digitalización de mercados, o el auge de las telecomunicaciones brindan en un futuro inmediato, otro de los motivos que pone en evidencia que un uso exhaustivo de la tecnología no implica necesariamente un conocimiento ejemplar de ella.

 

Las 25 aplicaciones más utilizadas del momento

Nuestros teléfonos móviles no tendrían alma sin todas esas apps que tanto han mejorado en los últimos años, ofreciendo al usuario gran cantidad de posibilidades en categorías muy variadas.

Conscientes del interés que generan este tipo de aplicaciones hemos decidido elaborar un ranking de las más utilizadas, analizando brevemente los motivos por los que han acogido tanto éxito en la actualidad.

1.Instagram

Con el tiempo Instagram se ha convertido en la red social por excelencia, sobre todo desde su adquisición por parte del gigante Facebook. El éxito que ha acogido en el último año tiene que ver con la campaña de marketing que ha envuelto a la aplicación, además del impulso que ha recibido por parte del mundo de los famosos, quienes han adoptado la app como medio de proyección social, dándole un mayor uso que a otras aplicaciones como Facebook o Twitter.Otro de los factores que han hecho posible que la aplicación haya experimentado tal éxito es, sin duda, el carácter gratuito de la app, así como la incorporación de publicidad dirigida.

2.WhatsApp

Esta es quizá la reina de todas las aplicaciones, junto con Instagram, que dado su volumen de descargas ocupa el primer lugar en este top. Se trata de la aplicación de mensajería por excelencia, así como la más famosa del mundo, y permite enviar y recibir mensajes de texto, imágenes, videos, mensajes de voz y llamadas desde un mismo soporte. Además de contar con cientos de miles de usuarios por todo el mundo, su coste de descarga es mínimo, y se reduce a un único pago anual de menos de un euro.

En los últimos años han surgido otras propuestas que pretenden competir con la aplicación, como por ejemplo Telegram, pero hasta al momento WhatsApp es la más utilizada y valorada por los usuarios, debido, entre otras cosas, a su diseño, adaptabilidad y bajo coste.

3.Facebook

La app de Facebook ocupa el tercer puesto en el ranking de las aplicaciones más descargadas del momento, ofreciendo a sus usuarios la posibilidad de acceder a la red social desde el móvil con una interfaz completamente adaptada a Android.

4. Wallapop

Además de tratarse de una aplicación gratuita, Wallapop se ha convertido en una de las tiendas online más utilizadas. En este soporte el usuario puede adquirir cualquier tipo de producto, así como ofertarlo; tan solo habrá de crearse un perfil, subir una fotografía, describir el objeto de venta, ponerle un precio y publicar el anuncio. Además, dispone de un buscador muy efectivo con el que el usuario podrá estimar el rango de búsqueda de acuerdo con sus necesidades -esto quiere decir que podrá efectuar tanto una búsqueda reducida, en su barrio o ciudad, como a nivel nacional-.

El principal motivante del éxito que ha ido acogiendo la aplicación tiene que ver con sus campañas publicitarias de los últimos años, caracterizadas por su frescura, su atractivo visual y, sobre todo, por estar orientadas a personas jóvenes.

5.Pokémon Go

Al tratarse de una de las aplicaciones para móvil más polémicas de la historia, Pokémon Go ha logrado hacerse con un ejército de fans por todo el mundo, consolidando su liderazgo en el mundo del entretenimiento para Android en menos de un año de existencia.

Esta aplicación permite capturar en tiempo real a distintos Pokémon en miles de lugares repartidos por todo el mundo. El videojuego no solo revolucionó el mundo del entretenimiento, sino que logró sacar a la calle a cientos de miles de fans, batiendo todos los récords de descarga en apenas unos días.

6.Tinder

Además de ser gratis, esta aplicación puede fardar de ser efectiva, aunque Cupido no siempre hace acto de presencia. Tinder se ha convertido en la red social de citas más importante del momento, gracias, en parte, a su buena publicidad. Dispone de una amplia comunidad por todo el mundo que puede ser fácilmente moderada por el usuario gracias a la gran cantidad de filtros de contenido que ofrece la aplicación. El hecho de que sea gratuita, a diferencia de las típicas webs de citas, se ha convertido en un plus que la ha posicionado como una de las opciones más valoradas por el usuario.

7.Spotify

En la actualidad la mejor aplicación para escuchar música. En Spotify podrás elaborar listas, compartirlas con familiares y amigos y estar a la última en todo momento, dado que con el tiempo se ha convertido en el soporte más utilizado por músicos de todo el mundo. En su versión premium podrás escuchar música sin cortes publicitarios, a una calidad superior.

8.Amazon

La aplicación del gigante Amazon ha obtenido mucho éxito en este último año, nutriéndose, principalmente, de la imagen corporativa proyectada por la empresa en la red, tras haberse posicionado como el principal mercado online del momento, así como el que dispone de la mayor comunidad de clientes y vendedores conocida a día de hoy.

La app de Amazon cuenta con un escáner de código de barras, la función de búsqueda por fotos y las herramientas de compra propias de la web. Todo esto, junto con los envíos inmediatos, el bajo coste de gran cantidad de sus productos, y el hecho de que se puede comprar casi cualquier cosa, han convertido a la aplicación en una de las más utilizadas y mejor valoradas del momento.

9.Clash Royale

Pokémon Go no ha sido el único videojuego para Android que ha logrado alcanzar la primera posición de descargas en los soportes App Store y Google Play; antes, Clash of Clans ya había logrado tal objetivo, y más tarde, a principios de 2016, aparecía Clash Royal, desarrollado por Supercall, la misma compañía encargada de la creación de su predecesor.

Además de haberse convertido en uno de los juegos para móvil más rentables de la historia, incluso por encima de Pokémon Go, también es uno de los que cuenta con un mayor número de descargas, así como de una interminable horda de fans por todo el mundo. Una buena publicidad, la posibilidad de conectar con tus amigos, y la incorporación constante de nuevas opciones de juego se han convertido en la fórmula del éxito de esta divertida aplicación.

10.Super Mario Run

Tras su primera semana de lanzamiento, Super Mario Run ya había alcanzado los cincuenta millones de descargas, convirtiéndose en la app que ha experimentado un mayor crecimiento en un periodo de tiempo tan reducido. En este caso el legado de la propia marca se ha convertido en el principal aliado de la app.

11. Kindle

Al tratarse de una de las librarías online más amplias de Internet es fácil intuir por qué motivos el éxito ha llamado a la puerta de Kindle. Esta aplicación da acceso al catálogo de libros de Amazon, así como a la tienda de libros electrónicos de Kindle. Otra de las grandes ventajas que ofrece es que puede vincularse desde el móvil a otros dispositivos, con el fin de que las notas, marcadores, y demás funciones, se guarden en varios soportes a la vez.

12. 21 buttons

Actualmente el mundo blogger e influencer está viviendo su era dorada, por lo que no podía faltar una app dedicada a la moda y a la tendencia, llena de looks muy actuales respaldados por iconos de las redes sociales. 21 buttons es una aplicación dedicada íntegramente a este mundillo, en la que las compras realizadas a través de las fotos que compartan los usuarios pueden llegar a reportarles ingresos, por lo que también ofrece un medio con el que poder alcanzar a convertirse en influencer.

13. Wunderlist

Microsoft adquirió la aplicación Wunderlist en 2015, consciente del futuro brillante que presentaba en cualquier tipo de dispositivo móvil. Se trata de una de las mejores plataformas de organización que podemos encontrarnos hoy en día, ideal para elaborar listas de todo tipo: tares pendientes, compras, listas compartidas con familiares y amigos, etcétera.

Una de las mayores ventajas que ofrece es que se trata de una aplicación multiplataforma que dispone ante el usuario gran cantidad de aplicaciones nativas, así como una web propia e interactiva que facilita al usuario el acceso a sus listas desde cualquier dispositivo.

14. Photoshop

El retoque fotográfico en Android se simplificó al mínimo con la aparición de Instagram y otras aplicaciones que ofrecen al usuario la posibilidad de retocar y restaurar imágenes desde el móvil. Como era de esperar, Adobe, el distribuidor más potente de software de diseño y retoque fotográfico realizaría en algún momento su incursión en el mundo de la telefonía móvil.

Adobe ofrece en su versión Android de Photoshop algunas de las herramientas presentes en su versión de escritorio, ampliando de este modo las opciones presentes en otras aplicaciones de diseño y retoque que podemos encontrarnos en la actualidad. De este modo ofrece a los usuarios la posibilidad de realizar retoques más exhaustivos, gracias a herramientas como el tampón de clonar o el corrector puntual.

15. Prisma

Tanto Apple como Google eligieron en 2016 a esta app de retoque fotográfico como la aplicación del año. Aunque disponga de un funcionamiento muy simple, Prisma ha logrado revolucionar el mundo de los filtros gracias a un amplio catálogo de retoques artísticos capaces de convertir fotografías en auténticos cuadros impresionistas, ilustraciones, pop-art, etcétera.

Actualmente cuenta con un amplio recorrido en el mundo de las apps, acumulando millones de descargas y muy buenas críticas.

16. Evernote

Siguiendo el estilo de Google Keep, Evernote ha logrado crear una aplicación multiplataforma de creación de notas y avisos que ofrece la posibilidad de conectar el dispositivo móvil con otros dispositivos como el portátil, el PC o la tablet. De este modo toda nota acumulada en la aplicación podrá ser visualizada y modificada desde cualquier otro soporte.

17. Reddit

Se trata de la aplicación de una de las comunidades más activas de Internet, así como una de las que cuenta con mayor popularidad. Reddit no es un foro al uso, si no un espacio de debate en el que el usuario puede encontrarse de todo, desde las mejores propuestas en entretenimiento a las últimas noticias, pasando por contenidos de todo tipo. El pasado año daba el definitivo salto al móvil con la publicación de una aplicación propia, y como era de esperar sus usuarios habituales no dudaron en subirse al carro.

18. Bandcamp

Junto con Spotify, Bandcamp se ha posicionado como una de las mejores apps musicales del momento, llegando a hacer sombra a la anteriormente citada. Al principio se presentó como una aplicación de venta de música, pero ha acabado por incorporar un reproductor que ofrece un funcionamiento muy efectivo y gran calidad de audio.

19. Bizum

Los pagos móviles se presentan como el futuro de las transacciones económicas entre usuarios, motivo por el cual en esta lista no podía faltar la app con mayor número de descargas de todas las dedicadas a tal menester.

Bizum integra las distintas aplicaciones móviles de gran cantidad de entidades bancarias, tales como EVO Banco, Bankia, Sabadell, BBVA, etcétera, con el objetivo de actuar como una plataforma común con la que efectuar pagos desde el móvil. Ninguna de las herramientas que ofrece es nueva, pero Bizum ha logrado unificar un mundo tan fragmentado como el de los pagos móviles.

20. Runtastic PRO

Los amantes del deporte han encontrado en Runtastuc PRO una herramienta increíblemente útil a la hora de salir a entrenar. Esta aplicación, además de marchar las rutas ya establecidas por el usuario, va generando nuevas opciones en base a sus gustos e inclinaciones, mostrando mapas muy detallados capaces de contener toda la información necesaria para planear una salida futura. Además también incorpora un reproductor de música propio, por lo que los amantes del running, el senderismo, el ciclismo, y otros tantos deportes, encontrarán en esta app todo lo necesario para planificar su día a día.

21.Vizeat

Con un funcionamiento bastante similar al de Airbnb, la app Vizeat ha sido diseñada para los amantes de la buena comida, y ofrece la posibilidad de encontrar los mejores lugares en los que disfrutar de la mejor comida casera en cualquier parte del mundo.

Su fácil funcionamiento, así como la amplia comunidad que ha ido acogiendo desde 2016, han convertido a esta aplicación en una de las más exitosas del momento.

22. Twyp Cash

ING Direct, conscientes de que no disponen de un gran número de cajeros repartidos por España, ofrece a sus clientes la opción de retirar efectivo de cualquier comercio con su tarjeta de crédito, al tiempo que pagan la compra. En Reino Unido se conocer como cashback y ha sido todo un éxito.

Por el momento no existe un gran número de comercios en España desde los cuales se pueda retirar efectivo, pero aun así la app ha gozado de muy buena reputación, marcando el precedente de una más que posible realidad futura.

23. Snapseed

Siguiendo la línea de Instagram, Snapseed ofrece un mayor control sobre el retoque de tus fotos, ofreciendo un mayor número de herramientas y filtros. Parte de su éxito se debe a que gran cantidad de usuarios utilizan esta aplicación antes de publicar sus fotografías en Instagram y otras redes sociales.

24. Google Allo y Duo

En un mercado tan saturado como el de la mensajería, Google ha vuelvo a la carga con un conjunto de apps muy peculiar; por un lado Duo se centra en la videollamada, presentando una interfaz de lo más sencilla, mientras que Allo se encarga de la mensajería instantánea, por medio de las capacidades de Assistant. No es la primera vez que el gigante intenta hacerse con este mercado, pero sí la más interesante, así como la ocasión en la que mejor respuesta ha obtenido por parte de los usuarios.

25. Google Photoscan

Se trata de una de las aplicaciones más interesantes que hemos podido ver en los últimos tiempos, capaz de recuperar fotos antiguas y digitalizarlas en un instante, obteniendo una muy buena calidad. Google Photoscan permite escanear fotografías antiguas gracias a un complejo sistema que posibilita el obtener los mejores resultados por medio de la cámara del móvil, eliminando, incluso, esos típicos brillos que suelen aparecer en la superficie. Poco a poco se ha ido haciendo famosa, y cientos de miles de usuarios no han dudado en tirar de hemeroteca para publicar sus fotografías antiguas.

El rastro que dejamos en Internet

Todos hemos requerido en alguna ocasión una limpieza a fondo del rastro dejado en la red tras una serie de búsquedas, por el motivo que fuera; cotillear las redes sociales de un ex, preparar un viaje sorpresa a tu pareja, utilizar el ordenador de un familiar para visitar páginas web eróticas, buscar información sobre algún tema íntimo, etcétera. Conscientes de ello, os traemos una serie de consejos útiles a la hora de borrar nuestros pasos de Internet.

Uno de los motivos por los que el usuario deja un rastro visible en la red son las cookies, un tipo de archivo creado por los sitios web que contienen pequeñas cantidades de datos, y que se envían entre un emisor y un receptor; en el caso de Internet el emisor sería el servidor en el que está alojada la página web, y el receptor el navegador usado para visitarla. De este modo las empresas dedicadas a la publicidad dirigida, marketing, y otras actividades comerciales desarrolladas en la red, obtienen datos sobre el comportamiento de los usuarios que, en última instancia, les facilitan información sobre los gustos e intereses de cada uno.

El método más sencillo de atajar el tema de las cookies es realizando una limpieza de historial. Todos los buscadores disponen de dicha opción en la parte superior de su ventana. En algunos casos se ofrece directamente un apartado dedicado al historial, en el que se brinda al usuario la opción de borrarlo con un solo clic; en otras ocasiones esta opción se encuentra dentro del apartado “herramientas”, y en todos los casos ofrece la posibilidad de realizar una limpieza de cookies. Aun así esto lleva su tiempo, y resulta de lo más incómodo tener que realizar dicha acción a diario, sin contar con que se nos pasará en multitud de ocasiones.

La forma más segura de evitar dejar un rastro visible en el navegador es utilizar una ventana de incógnito, también conocida como navegación privada. En ella el usuario puede navegar por Internet sin guardar ningún tipo de información sobre los espacios que ha visitado en su ordenador, y sin almacenar dichas direcciones en su historial de búsqueda. Evidentemente este tipo de navegación no nos ofrece un ocultamiento pleno, pero sí el suficiente como para atajar los pequeños problemas diarios que pueda ocasionarnos que un tercero eche un vistazo a nuestro último paseo por la red.

Google Chrome dispone de la opción Ventana de Incógnito en su página principal, así como Internet Explorer, que ofrece a sus usuarios la navegación privada en sus opciones de configuración; tanto en Safari como en Firefox podrás encontrar esta misma opción sin mayor problema. No tienes por qué pasarlo mal cada vez que se te acumule dicha información en el buscador, todo ese historial que podría causarte algún tipo de perjuicio es fácilmente controlable.